Huellas
del silencio

Cuadro de performance interdisciplinar, inspirado en los movimientos artísticos japoneses de posguerra, como el grupo Gutai y el butoh, y en los artistas Tatsumi Hijikata, Kazuo Ohno y Kazuo Shiraga.

En este proceso, la artista explora la relación entre pintura y movimiento. Busca crear el impacto de un cuerpo en silencio plasmado en un lienzo, usando para ello su propio cuerpo como pincel. A lo largo de cuatro semanas, indaga en la conexión entre la materia (pintura acrílica, agua, pigmentos en polvo, yeso) y la acción física (danza butoh), y lo acompaña de una performance semanal en la que emplea el mismo lienzo cada vez. Al incorporar la danza contemporánea del butoh, sus movimientos oscilan entre pinceladas delicadas y detalladas y crudas marcas salvajes que discurren por su cuerpo durante las improvisaciones en directo.

Las intricadas líneas del lienzo se extienden por la pared y bajo sus pies. Sus movimientos están llenos de expresividad, causando un impacto sorprendente en el espectador.

Concepto, pintura y arte multimedia
Tove–Elena Nicolaysen

Cámara
Elias Kallestein

Año de producción
2014

Duración de la performance
1 mes

Pintura
200×170

Vídeo
estreno de un vídeo de 30 minutos en 2020